Calefacción con biomasa cada vez más ecológica

Contribuir en la protección del medio ambiente reduciendo hasta cero las emisiones de la combustión y haciendo que la calefacción con biomasa llegue a ser más ecológica, práctica, segura y confortable: este es nuetro objetivo. A tal fin trabajamos con rigor, propalando la cultura del fuego y de las energías renovables, porque la sostenibilidad forma parte de nuestra idea más grande de confort ambiental. Más saludable el ambiente, más seguras las personas.


¿Por qué quemar la leña y por tanto las plantas, en lugar de los combustibles fósiles?

La naturaleza bien sabe como mantener en perfecto equilibrio nuestro sistema. El sol y las plantas, gracias al mecanismo de la fotosíntesis clorofílica, garantizan la proporción correcta de oxígeno al aire que respiramos. Las plantas absorben el anhídrido carbónico de la atmósfera (1), recuperando así el carbono útil para su crecimiento y mientras tanto devuelven el oxígeno indispensable para nuestra vida y la del planeta (2).

La leña constituye una fuente renovable de energía, mientras que los combustibles fósiles no lo son, es decir que son sujetos a agotamiento. Además la madera de los árboles es un producto de la fotosíntesis, hecho de carbono (3): durante la combustión correcta, el carbono combinado con el oxígeno del aire produce la precisa cantidad de anhídrido carbónico absorbida por el árbol durante su ciclo de vida (4). En cambio los combustibles fósiles al quemar introducen en la atmósfera el anhídrido carbónico acumulado durante milenios potenciando el efecto invernadero. Es precisamente esto lo que hace la elección de la leña “eco-responsable” hacia nuestro planeta: contaminar menos sin renunciar al confort. Este también es nuestro primer principio, para el cual hemos celebrado una suerte de “pacto con la naturaleza”: un acuerdo voluntario con el Ministerio de Ambiente para la promoción de proyectos comunes encaminados al análisis, la reducción y la neutralización del impacto sobre el clima al producir instalaciones de calefacción doméstica con biomasa forestal.

Sustainability
1La fotosíntesis: las hojas absorben de la atmósfera el anhídrido carbónico.
2Recuperan el carbono, su alimento para vivir y crecer y liberan oxígeno indispensable para nuestra vida.
3Por tanto la leña que obtenemos de los árboles es un producto de la fotosíntesis y está formada por carbono.
4Al arder la leña en un hogar nuestro, el carbono de la leña se combina con el oxígeno y, gracias a la doble combustión, libera la misma cantidad de anhídrido carbónico que el árbol había sustraído a la atmósfera para producir la leña.
5A diferencia de lo que ocurre al quemar los combustibles fósiles, se puede hablar de cero impacto ambiental. El CO2 emitido por la chimenea es igual al CO2 absorbido por el árbol.